viernes, 24 de junio de 2011

"No me quites a mi novio" muestra la delgada línea entre el amor y la amistad


"Algo viejo, algo nuevo, algo prestado, algo azul". Eso dice la tradicional rima que promete buena suerte a las novias que lleven todas esas cosas en su camino al altar. Pero… ¿y si ese "algo prestado" es el novio? Esa es la cuestión que plantea la novela exitosa de Emily Giffin, Something Borrowed, que trata sobre las dificultades que surgen cuando Rachel y Dex, amigos platónicos desde hace mucho tiempo, se dan cuenta de lo que verdaderamente sienten uno por el otro, en un momento desde luego de lo más inoportuno: la víspera de la boda de Dex con Darcy, la mejor amiga de Rachel desde la infancia.

El director Luke Greenfield es quien traslada la historia de Giffin a la pantalla grande con "No me quites a mi novio". Él mismo afirma: "Lo que me gusta del tema es lo volátiles e impredecibles que se pueden volver las cosas. La cinta es una estupenda mezcla de comedia y romance, una historia coral que gira en torno a los personajes, sobre personas reales en una situación difícil. Queríamos meter al público en la piel de Rachel, para que sintieran lo mismo que siente ella y pensaran hasta dónde llegarían ellos en las mismas circunstancias".

Más que una historia de amor o incluso un triángulo amoroso, "No me quites a mi novio" pone más bien a prueba el viejo e inquebrantable vínculo entre Rachel y Darcy, y logra que todo lo que sucede a continuación cobre mayor intensidad.

Para las productoras de la cinta Molly Mickler Smith y Hilary Swank, lo más interesante de la historia es ver la manera en que se muestran las relaciones, sobre todo aquellas que vienen de lejos, y toda la confusión, el humor y el sufrimiento que esto normalmente conlleva. “Por eso los libros de Emily cuentan con tantos ávidos lectores –afirma Mickler Smith- porque escribe personajes muy completos, con todas sus imperfecciones. Todo el mundo ha querido a alguien a quien no podía tener, o creía que estaba fuera de su alcance, o ha fastidiado cosas de forma irremediable”.

El impacto de los 30 años

Si los sentimientos de Rachel por Dex se han mantenido ocultos durante tantos años, ¿qué la impulsa a sacarlos ahora a la luz si no es la significativa ocasión de su cumpleaños número 30?

Esta edad tiene un impacto cultural importante al ser considerada como un momento práctico y decisivo para hacer un balance entre el pasado y el futuro, y valorar si nuestras vidas están a la altura de las fantasías que teníamos en nuestra adolescencia o cuando teníamos 20 años. En el caso de Rachel, esa evaluación resulta devastadora.

El productor Broderick Johnson señala: "Al cumplir los 30, cierta sensación de prisa se apodera de ti. Empiezas a valorar tu vida y las decisiones que has tomado que te han llevado al momento actual, y te cuestionas lo que podría haber sido. Rachel está sufriendo una crisis de conciencia sobre lo que está haciendo, pero se trata seguramente del camino que debería haber seguido desde un primer momento".

Precisamente Emily Giffin se encontró en una encrucijada justo antes de cumplir 30 años, decidiendo abandonar su trabajo de abogada en un importante bufete para dedicarse a escribir. Esta decisión desembocó en su primer libro, Something Borrowed. "Para Rachel, se trataba de dejarse llevar por sus sentimientos hacia Dex. Para mí, se trataba de perseguir mi sueño de convertirme en escritora. Era la primera vez en mi vida que había asumido un riesgo significativo, en lugar de seguir el camino más seguro. Hay claros paralelismos emocionales; darte cuenta de que únicamente tienes una oportunidad en la vida", comenta.

“No me quites a mi novio” será estrenada en cines el próximo 1 de julio.

Sobre la producción

"No me quites a mi novio" está dirigida por Luke Greenfield ("The Girl Next Door") y escrita por Jennie Snyder Urman, Su reparto incluye Kate Hudson ("Almost Famous", "Nine"), Ginnifer Goodwin ("He’s Just Not That Into You " y la serie del canal HBO "Big Love"), John Krasinski ("It’s Complicated " y la serie de televisión "The Office"), Colin Egglesfield (la serie de televisión "Melrose Place") y Steve Howey ("Supercross").

Es producida por Hilary Swank ("Million Dollar Baby", "Boys Don’t Cry"), Molly Mickler Smith ("The Blind Side", "PS: I love you"), Broderick Johnson y Andrew A. Kosove (nominados al Oscar a la Mejor película por "The Blind Side"), Aaron Lubin ("The Groomsmen ") y Pamela Schein Murphy ("Purple Violets"), mientras que Ellen H. Schwartz ("Princess Diaries 2: Royal Engagement ") es la productora ejecutiva.

El equipo creativo de la cinta está integrado por el director de fotografía Charles Minsky ("Valentine’s Day "), la diseñadora de producción Jane Musky ("The Bounty Hunter "), el montador John Axelrad ("Crazy Heart ") y el diseñador de vestuario Gary Jones ("Valentine’s Day "). La música fue compuesta por Alex Wurman.

Sinopsis

A punto de entrar al festejo por sus 30 años, Rachel White (Ginnifer Goodwin) no puede evitar sentir que su vida no salió tal como ella planeaba. Sabe que tiene un buen trabajo en una prestigiosa firma de abogados pero trabaja como loca. Tiene junto a ella a su mejor amiga de la infancia, la hermosa y vivaz Darcy (Kate Hudson), pero verla coquetear con su guapo novio sólo le hace recordar que, al terminar su propia fiesta, ella volverá sola a su casa como todas las noches. Excepto que esta vez no terminará así... Rachel se despierta a la mañana siguiente junto a Dex (Colin Egglesfield), su compañero de universidad y prometido de Darcy.

Ambos están horrorizados: ¿Cómo sucedió esto? Ellos intentarán dejar el momento atrás pero a medida que la boda se acerca, Rachel empieza a darse cuenta de que tal vez no fue un error…


No hay comentarios.:

Publicar un comentario